Funcionarios del hospital de Porvenir reiteran que no se trasladarán al nuevo recinto

0
1216

Pese a la orden perentoria recibida de la dirección regional del Servicio de Salud Magallanes, respecto a que el traslado al nuevo edificio del Hospital Marco Chamorro Iglesias de Porvenir se hará efectivo sin postergación el 4 de enero del año entrante, debido a que las señales indican que la Presidenta Michelle Bachelet llegará el día 8 del mismo mes a inaugurar el moderno y amplio establecimiento, los funcionarios de la Salud del recinto fueguino reiteraron su decisión (tomada hace un mes y medio) de no cambiarse, en tanto no se aseguren los cupos que estiman necesarios agregar para el buen funcionamiento del plantel. Mucho menos -acentuaron- si el traslado se ordena que se materialice en un solo día, ya que en su opinión y dada su experiencia, debe haber un periodo de “marcha blanca” y pruebas competentes para demostrar que todo funciona bien en los nuevos espacios.

A lo que plantean su propia flexibilidad en las negociaciones con el servicio, donde de 28 nuevos profesionales intermedios y jefaturas de áreas solicitados durante su primera advertencia -a inicios de noviembre- para aceptar hacer el traslado, bajaron su exigencia a una docena de nuevos funcionarios y sólo les han prometido cuatro, estando aún en duda su llegada, al igual que un servicio que se anunció externalizado, por lo que prevén, no habrá profesionales técnicos interesados en radicarse en Porvenir en esa área.

Insuficiente allanamiento de Salud

Al respecto, tanto el presidente de la Fenats (Federación Nacional de Trabajadores de la Salud) de Porvenir, Pedro Guevara, como Jacqueline Leiva, delegada de la Fentess (Federación de Técnicos Universitarios del Servicio de Salud), explicaron que pese a todas las negociaciones, hasta ahora se les ha entregado sólo un cuarto turno de enfermera, otro similar de hospitalización y un jefe de Some. De ellos, el último aún no llega; el de enfermeras, señalan que se está “sacrificando” una que ya tenían, por lo que en los hechos serían tres los nuevos cargos destinados.

Respecto al cuarto turno de hospitalización, serían en realidad dos, porque se trata de dos paramédicos de clínica que pasarán a la otra área. “Pero recibimos el oficio ord. 2860 firmado por Pamela Franzi (directora de Salud Magallanes), en el cual nos decía que debíamos cambiarnos el día 27 (de diciembre). Elaboramos una respuesta a ese ord., planteando que todavía hace falta cargos como un jefe de abastecimiento, el que compra todo lo que es alimentación, reactivos de laboratorio, farmacia y todo lo que necesita el hospital”.

“Por ahora, ese jefe está en Punta Arenas, por tanto cuando necesitamos comprar, mandamos a esa ciudad y cuando no se puede, sufre las consecuencias nuestro hospital y desde luego, el usuario. Se ha dado mucho ‘quiebre de stock’ que provoca falta de medicamentos y exámenes que no se pueden hacer. Nos dicen que en el cargo se designó a Silvana Avendaño Cerantes, coordinadora administrativa desde el 1 de diciembre, quien asumirá la jefatura, que por estar en capacitación aún no llega a este centro asistencial”.

“El jefe de Some aún está en proceso de selección y llegaría el 2 de enero, al igual que los enfermeros y el cuarto turno de técnicos universitarios ya están seleccionados y entrarían (en funciones) apenas nos cambiemos de hospital, de hecho ya están acá, no es personal nuevo, sólo van a cambiarse de área”. Pedro Guevara apunta que de los 28 cargos que los funcionarios comenzaron a exigir ante el escenario de traslado, han resignado la cifra a entre diez y 12 cupos adicionales y aún así, “la cosa se ve nebulosa”.

En la última reunión que sostuvieron con Ana María Díaz, en su calidad de directora (s) del servicio, ésta les ofreció incluso contratar una enfermera para procedimiento, “pero al cambiar las reglas del juego, ahora será por compra del servicio, es decir, externalizado, lo que es muy difícil que se dé, porque la profesional no tendrá los beneficios de vacaciones, bonos, es muy poco atractivo por esas condiciones”, teme Jacqueline Leiva.

Factor Bachelet

Lo otro -observa la dirigenta- es que la Dirección de Salud se allanó a que el cambio al nuevo recinto fuera progresivo, pero la nuevo orden recién recibida echa por tierra ese acuerdo, porque los obliga a cambiarse en un solo día, esto es, el 4 de enero, “lo que no respeta la puesta en marcha mediante un cambio paulatino, etapa necesaria tanto para los funcionarios como para la comunidad”, lo que se debería, según se enteraron, a la posible llegada de la Presidenta Bachelet, el 8 de enero, para inaugurar el hospital. Por todo ello, en asamblea general los funcionarios resolvieron no cambiarse al nuevo hospital, en tanto no se respeten los acuerdos alcanzados.

“Incluso, en reunión informativa con los funcionarios citada por la dirección, Camilo Uribe, director (s) del Hospital Marco Chamorro, reafirmó que el traslado se hará el 4 de enero, pero nosotros le hicimos presente que bajo ninguna circunstancia, mientras no lleguen estos cargos y el cambio no sea organizado y programado, nos mudaremos”, recalcó Guevara. Todo ello, pese a que el personal se expone a sanciones, incluso a algún sumario o nota de demérito, pero las exigencias las formulan pensando en el usuario, reafirmó.

“Posiblemente, haciendo un esfuerzo, nos podamos cambiar. Pero, ‘qué pasa si en el recinto nuevo surge algún problema?, ¿vamos a volver acá?, porque si ocurre, nosotros no vamos a sufrir, serán los usuarios los que soportarán los días que el hospital esté cerrado y sólo atienda urgencias, si hay gente del campo que va a buscar su leche, no va a poder retirarla, etc. Pero si el cambio fuera programado, se beneficia el usuario, el hospital y la comunidad estará informada y tranquila”.

Personal mínimo para un hospital comunitario

Según ambos directivos, es inevitable que existan fallas en un establecimiento por conocer, “y aunque el Servicio de Salud diga que para reconocer esas falencias debemos cambiarnos, creemos que debe ser paulatino y con el personal adecuado que necesitamos para que la atención sea oportuna, suficiente y de calidad con respecto al usuario”. Claro, finalizaron, porque lo que se está solicitando es el personal justo y mínimo para funcionar en el nuevo inmueble. “No estamos pidiendo una sobredotación de personal, si no el que se necesita para ser un hospital comunitario, como se denomina, esto es, para salir a la comunidad, no ser un hospital Tipo IV, porque si no tenemos los funcionarios suficientes, es imposible ir a la comunidad”.

¿Cuál es tu opinión de esta noticia?

Tu opinión nos interesa!!