“La alcaldesa nunca tuvo la intención de conversar con los representantes legales de esta sociedad”

Ex concesionario del matadero Koba, Jorge Oyarzún admitió que aunque el municipio reconoció públicamente las inversiones en el recinto, se llegó a litigio judicial y que el Concejo Municipal no tiene como fin “priorizar el bien común de la comunidad”

0
1828

Mediante una declaración pública emitida ayer, el cesado concesionario del matadero de autoconsumo de Porvenir, Jorge Oyarzún Fuentes, aclaró que “el matadero Koba es privado y para solucionar el grave problema de abastecimiento de carne que se produjo a fines de la década del 90, se dio origen y vida a esta industria, en un terreno e inmueble rústico que es municipal”. Pero -añade- “todos los permisos sanitarios e inversiones fueron realizadas por esta sociedad”, ya que durante los 18 años de arrendamiento el municipio nunca le hizo mantención alguna ni aportó mejoras o nuevos activos, como regula la Ley de Arrendamiento.

Apunta Oyarzún que cualquier alcalde “dialogaría en primera instancia con esta sociedad, que es la que tiene los permisos de las autoridades competentes para funcionar”, pero que “la alcaldesa jamás tuvo siquiera la intención de conversar con los representantes legales de esta sociedad”. Admite que aunque el municipio reconoció públicamente las inversiones en el recinto, se llegó a litigio judicial y que el Concejo Municipal “carece de todo diálogo con esta sociedad” teniendo como obcecación entregar el matadero a los carniceros “sin priorizar el bien común de la comunidad”.

“Aún sabiendo la información proporcionada por las autoridades sanitarias a nivel regional” -añade- que explicaron al Concejo en pleno las complejidades y costos en infraestructura y el tema medioambiental que derivan en “riesgo de pérdida real del matadero, si se prosigue con esta equivocada decisión”. En seguida lamenta que su opción de no devolver las llaves del plantel provoque problemas a la comunidad y que “mucha gente emite comentarios y juicios sin el cabal conocimiento de la situación”, los cuales el año 2000, cuando se inauguró el matadero “hacían otros comentarios y no éramos malas personas”.

Plantea que lo dicho por el socio Koba, Pedro Aguilera y por las autoridades competentes apuntan a lo complicado que sería hoy contar con un matadero de autoconsumo, que podrían causar el fin de funcionamiento del actual “y las personas que tomen la decisión deben hacerse plenamente responsables si esto ocurre”. Afirma que continuará “esperando un tiempo prudente cualquier posibilidad de diálogo, en que pueda prevalecer el bien común por sobre las malas decisiones”.

Finaliza sentenciando que “si continúa este equivocado planteamiento y la obsesión de proporcionar el arrendamiento a la nueva agrupación, tomaré la decisión de cerrar en forma definitiva todos los permisos y con ello, dar término legal a esta sociedad. De paso, la ciudad de Porvenir perderá un recinto de faenamiento de carne que era un privilegio, porque no lo tienen muchas ciudades y pueblos de nuestro país”. Fuente: La Prensa Austral Félix Iglesias

¿Cuál es tu opinión de esta noticia?

Tu opinión nos interesa!!