La realidad de algunos servicios e instituciones de Porvenir que se han ido ¨achicando¨

0
1333

No es sólo la cárcel de Porvenir la que está a punto de “jibarizarse” en la capital fueguina, pues al contrario de su evidente crecimiento y desarrollo urbano, son varios los servicios públicos que se han ido reduciendo en personal, prestaciones e importancia para con las atenciones que deben a la comunidad local. Así sucedió por ejemplo, con el funcionamiento de los servicios policiales.

En efecto, en la actualidad -y pese al aumento de población, de expansión humana en el territorio insular y del mayor índice de delitos- la 3ª Comisaría de Tierra del Fuego ha visto reducir su personal a dos tercios de lo que era, por ejemplo, en los años 80’s. Hoy la unidad policial tampoco tiene servicios de alimentación para su personal y los carabineros solteros -que antaño tenían a su disposición un casino- deben acudir a servicios externos para almorzar y cenar.

También la Policía de Investigaciones (PDI), que hace una década instauró la concurrencia de una patrulla con destinación semanal de dos funcionarios de turno -y pese al anuncio del ex gobernador Alfredo Miranda, de que en 2017 esa institución instalaría una unidad en Porvenir-, desde hace un año sencillamente abandonó su presencia en la isla, a excepción de la labor de Policía Internacional en el Paso Fronterizo de San Sebastián.

Otra transformación que significó reducción de servidores fue la del Ejército, que de tener en sus inicios una unidad de Montaña, llegó a instaurar un Regimiento Reforzado en los 90’s y terminó convertido en un Destacamento Motorizado en la actualidad. De más de 500 jóvenes que llegaban a cumplir su servicio militar en suelo fueguino desde distintas regiones del país, su conscripción hoy no pasa de 200 soldados.

Sucedió lo mismo a inicios de década con la Seguridad Aeroportuaria que existía en el Aeródromo Capitán Fuentes, la cual de la noche a la mañana fue retirada, debiendo conformarse el personal con su traslado a Punta Arenas, así como fueron también llevados los equipos y el material rodante. Así, sin derecho a réplica, desapareció todo el equipamiento que resguardaba la integridad de los pasajeros isleños, a quienes no se consideró merecedores del servicio, por cuanto era muy bajo el número de vuelos y total de viajeros, en relación a otros terminales aéreos del país.

Fuera del ámbito que corresponde al Estado, se puede citar lo sucedido con la presencia de la Iglesia Católica, aunque ello se debe a su conocida disminución de vocaciones. Aunque la mayoría de los habitantes de la isla profesan ese credo, de tres sacerdotes y un coadjutor salesianos que asistían a los fieles hasta hace pocos años, hoy un solo cura -el párroco Severino Martínez- debe cumplir su misión recorriendo con gran sacrificio las tres comunas fueguinas.

Para finalizar, los porvenireños más antiguos aún recuerdan que hubo una época (entre los años sesenta y setenta), en que había tres empresas aéreas que unían Punta Arenas con Porvenir (Aeropetrel, Tama y Lan), al igual que dos barcazas y un navío cruzaban el estrecho de Magallanes a diario (Melinka, Puerto Cisnes y motonave Argonauta), haciendo los precios muy competitivos y al alcance de cualquier poblador, lo que posibilitaba elegir entre cualquiera de los dos medios de transporte, a muy bajo costo y en el horario que más le acomodara. www.laprensaaustral.cl

¿Cuál es tu opinión de esta noticia?

Tu opinión nos interesa!!